20 de noviembre de 2008

Mi nueva familia

Bien esta semana estoy que me salgo con el blog, pero es que he tenido tantas cosas que hacer que no me dio tiempo antes de publicar todos los artículos que quería enseñaros. Esta vez os voy hablar del fin de semana que pasamos en el seno de una típica familia japonesa.
Se trata de una de las actividades organizadas por el centro Vulcanus en Japón. Consiste en convivir con una familia durante un fin de semana para conocer más desde dentro la cultura japonesa y en segundo lugar, y personalmente lo mas importante, practicar japonés. En el centro es cierto que durante 5 horas hablamos japonés pero ya sabéis, es el día a día donde más se aprende. Estas dos primeras fotos os las dejo para que busqueis 5 diferencias, a ver si sois capaces. Es la misma pantalla en Japo y en Ingles.
http://es.wikipedia.org/wiki/Prefectura_de_Shimane
Bien, el viernes quedamos directamente en el aeropuerto de Haneda Tokio para coger el avión que nos llevaría a Simane, un pueblo en la costa occidental de Japón muy cerca de Korea prácticamente al lado. Caracterizado por ser un pueblo muy tradicional, ya que aquí se encuentran restos de los más antiguos, relacionados con la cultura japonesa.
Y chavales, es triste pero cierto, en Japón los aviones también se retrasan. Lo que iba diciendo salimos del aeropuerto y a las dos horas o así llegamos a Shimane prefecture. El aeropuerto como os imaginareis era bastante pequeño, pero muy bien organizado. Allí mismo cogimos el autobús y nos fuimos hacia la primera parada técnica, el museo de Shimane. Aquí vinimos a ver los distintos restos de la cultura japonesa encontrados en Shimane. Eso si debidamente preparados con nuestras PSP donde podíamos escuchar en Ingles la explicación de cada una de las muestras que íbamos a ver. En Shimane antiguamente en esta zona se construían una especie de casas llamadas...............que se caracterizan por situarse a elevada altura con respecto al suelo sustentada sobre pilares. Como se que nos es fácil de imaginar os pongo unas fotillos de estas casas y de algunas de las cosas que vimos en el museo.
Tras el paseo nos llevaron de nuevo al autobús y nos trasladamos a un templo sintoísta donde íbamos a rezar y dar las gracias a los dioses que ese fin de semana se disponían a venir a Shimane. Fue entonces cuando entre yo en acción. Durante la ceremonia había un momento donde había que dar en ofrenda al sacerdote y en consecuencia a los dioses una rama de árbol. El proceso era el siguiente: se cogía la rama de árbol se le llevaba al sacerdote y en frente de el se hacían tres maniobras altamente peligrosas. 1.- Dos inclinaciones de cabeza
2.- Cuatro palmadas
3.- Seguidamente 1 genuflexión más
La verdad es que lo clave allí haciendo genuflexiones a 90 grados como un campeón. Menuda vergüenza allí había por lo menos 100 personas.
Bueno tras este momento de meditación donde realice todas mis plegarias, nos fuimos a dar una vuelta por el complejo en cuestión y allí también nos tomamos unas cuantas fotos para que veáis la seriedad del momento.
Terminado todo el proceso fuimos a cenar una tipiquísima cena japonesa todos juntos a un restaurante de la zona. Aquí tenéis la foto de la mesa y de los comensales antes de empezar y como no después.
La verdad es que había mucha comida pero aquí es como la comida de los chinos te la comes y a los 50 min. tienes hambre otra vez.
Fue en ese momento cuando nos explicaron lo que íbamos a hacer después de la cena. Por suerte ese fin de semana en Shimane todos los dioses de Japón tenían una mega reunión donde durante un mes discutirían sobre los puntos fuertes y puntos flojos de cada uno de sus campos. En total unos 8 millones de dioses venían a Shimane ese fin de semana. Para darles la bienvenida se realiza una ceremonia en la playa donde los sacerdotes esperan que el alma de los dioses salgan del mar traídos por una serpiente. Imaginaros la expectación ocho millones de dioses saliendo del agua para venir a Shimane, así que cenamos y nos fuimos a la playa a coger sitio. Una vez allí todo estaba preparado con hogueras y antorchas en la playa y como no los sacerdotes.
Un pasillo humano abría paso desde la orilla hasta el lugar donde se encontraban los dioses y por fin, sucedió lo que todos esperábamos los dioses llegaron. La verdad es que explicarlo seria una tontería así que os dejo las fotos para que veáis la cantidad de dioses que llegaron al lugar.
Bien después de las fotos diréis: Pero si no he visto ningún dios, este Alberto esta gilipollas. Pues no, después de toda la expectación resulta que lo que llegaban eran solo sus almas así que efectivamente no había nada que ver. Que le vamos a hacer gente sin fe.
Bien después del fiasco de los dioses fuimos a hacer también otra actividad digna de los dioses el correspondiente onsen. Para los que no sepáis que un onsen os remito al articulo del Autobús de Nikko. Tras relajarnos un rato y disfrutar de un baño de aguas termales a pelota picada ya era hora de ir al hotel y descansar. Así que allí fuimos al típico hotel Japonés a dormir en el suelo no sin previamente hacernos unas fotillos con el típico yukata o pijama japonés y organizar una pequeña fiestecilla en la sala de estar del hotel. Aquí van las fotos. Tras la fiesta nos dispusimos a dormir no sin antes hacer las típicas paridas de antes de dormir.
A la mañana siguiente y tras desayunar el típico desayuno japonés consistente en arroz, pescado, huevo crudo, sopa y una especie de tortilla nos fuimos directamente al encuentro con nuestras familias que nos estaban esperando en una especie de teatro. Que nervios. Fue impresionante nos recibieron como a la selección española. Llegamos a un auditorio donde estaban todas las familias sentadas y nos sentaron en el escenario con las banderas de cada país de fondo y nos fueron presentando a uno por uno y nos levantábamos y saludábamos a nuestras familias, todo súper organizado. Estilo japonés. Y llego el momento cada uno con su familia para casa. Cada una de las familias eran seleccionadas en función de nuestros gustos. Mi familia estaba compuesta por un matrimonio de entre 50 y 58 anos. La verdad es que se portaron conmigo fenomenal. El padre jugaba al tenis y no fuimos a jugar al tenis porque el tiempo no acompañaba pero me dijo que sino hubiéramos ido. Total que el plan del día para empezar fue ir al típico castillo japonés de la ciudad cercana. Las fotos muestran el castillo y los alrededores. La verdad que no me imaginaba que un castillo de estos fuera tan grande pero efectivamente era enorme y bien cuidado. Dentro había como exposiciones con mascaras y trajes de samurai y de las típicas villas de la era Edo. Luego dimos un paseo por la zona y fuimos a comer a un restaurante famoso de zona. Yo comí tempurasoba un plato que nunca había probado pero que me gusto bastante. Y tras recargar energías a seguir con la visita. Por la zona también me encontré con otros Vulcanus que estaban haciendo el mismo recorrido y claro las típicas risas.
De aquí cogimos el coche de nuevo y nos fuimos a una especie de zoo en la zona donde había una gran muestra de pájaros. Y estuvimos de visita. Aquí mi familia me compro un pañuelo de regalo y un amuleto de la suerte. Nos lo pasamos bien. Mientras paseábamos íbamos hablando en japonés como buenamente podía de muchas cosas tenis, política, historia, etc. y como no de España y fue cuando les presente deporte nacional por excelencia, y no es el futbol, no podía ser otro que la siesta. Cuando se lo contaba se quedaban flipando como diciendo estos españoles siempre a su rollo.
Una vez terminamos de ver el parque fuimos directamente al súper a comprar unos pasteles para llevar a casa de la madre de Mikio, el nombre de mi padre adoptivo, que nos invito a tomar el te. La mujer un encanto. Y es aquí cuando me di cuenta que mi mercado se encuentra en las mujeres de 50 en adelante. La mujer tenía más de 60 y va y me dice que le gustaban mis ojos que eran muy bonitos y que yo era ikeme, que significa joven guapo, vamos que me puse rojo como un tomate. Aun así, chicas tranquilas todo esta controlado no es nada serio. Ya en serio de verdad la mujer un encanto. Tras esta parada técnica definitivamente fuimos a casa, pasando primero por el súper. Llegamos ahí directamente y para que veáis que hay cosas que son internacionales (esta se la dedico al Moro) el padre y yo nos fuimos directamente a por las bebidas alcohólicas y la mujer, la pobre a hacer la compra. El señor Mikio y yo allí comprando cerveza y sake sin saber que yo tenia una botella de vino de regalo que les había comprado y que nos teníamos que beber en la cena. Bueno luego os cuento lo que paso. Terminada la compra y tras hacer el esfuerzo Mikio y yo de comprar unos aperitivos para acompañar a la cerveza nos fuimos para casa. Allí sin parar muchos cogimos los bártulos y nos fuimos a disfrutar de nuevo de los placeres del onsen mientras de nuevo la pobre señora hacia la cena. Allí tomamos un descanso y fue el único momento donde hable ingles con Mikio, ya se me había acabado todo mi japonés y me vino genial. Ya sabéis que los tíos una vez que nos hemos visto desnudos como que nos unimos mas. Y nada estuvimos recapitulando todo lo que habiamos hablado en japonés a ver si estaba correcto. Tras el descanso para casa a cenar un guiso que hizo la madre, que estaba buenísimo. Aquí os dejos unas fotillos de la cena.
Bueno y ahora lo divertido. Como os dije anteriormente teníamos bebida para exportar y claro en Japón hay que beber comiendo. Yo pensé que Mikiosan sacaría solo un tipo de bebida pero no fue así saco el sake, el vino y la cerveza de medio litro. Para que lo sepáis en Japón es de mala educacion no beber casi todo lo que hay en la mesa. Así que mano a mano nos liamos a beber, y como sabéis, mejor dicho como sabe sobretodo el Burgui, mezclar no es bueno y sino que pregunten a ese ultimo RedBull en Segovia que le sentó tan mal. Pues nada allí dale que te pego dándolo todo, este hombre que me rellenaba el vaso siempre pues imaginaros como acabamos con deciros que el entendía mi japonés y yo le entendía a el. Todo genial. Os dejo unas fotillos y sobre todo fijaros en el perro que tenían de mascota, era increíble se llamaba Haudi.
Y después de esto como os podéis imaginar a la cama que mañana será otro día. Tras dormir en un futon en el suelo me levante como os imagináis al día siguiente con humos dolores que no veas pero bueno se estuvo.
A la mañana siguiente tras desayunar y hacernos las fotos de rigor fuimos a la fiesta de despedida que nos ofrecieron en un edificio del centro. De nuevo, como la selección allí nos plantamos he hicimos una pequeña fiesta donde tuvimos los alumnos que organizar una especie de performance, que cono puesta en escena, será por palabras de nuestro diccionario. Se hicieron tres grupos. El primero formado por todos los Polacos, que perfectamente uniformados y cuadrados cual ejercito entonaron varias canciones de su país. El segundo grupo los italianos que cantaron esa canción tan suya de Felicita de Albano y Romina. Y por ultimo los españoles y el resto de Europa que para esto de las fiestas siempre saben donde ir. Como dice uno de los grandes de España Don Manolo Escobar cuando viene un extranjero le tendemos la mano y la amistad. Como siempre no podíamos hacer algo normal tuvimos que interpretar la macarena sin ensayar ni nada y con baile y todo. Madre mía como diría mi colega Erik fue nulo. No encontramos la versión puramente española y solo estaba la especie de remix ese que mandaron a estados unidos, donde fue numero 1 durante 49 semanas, así que imaginaros haciendo durante 3 minutos el dale a tu cuerpo.
Bien tras este espectáculo comimos charlamos y bebimos con nuestras familias hasta el momento de marcharnos donde de nuevo como la selección nos despidieron en el autobús oficial. De ahí al aeropuerto y vuelta a casa... Y digo a casa porque fuimos a la recepción de los reyes en Japón, pero como sabéis, eso es otra historia.

Ahora os hago un resumen del artículo dedicado especialmante a la vaga de Colmenarejo que no la gusta leer. Que nada que me fui de fin de semana con una familia japonésa y luego hicimos una fiesta.

Besos y abrazos a todos

12 de noviembre de 2008

Halloween en Ageha

Bueno chavales aquí estoy otra vez con mis historias. Después de la última entrega vengo a contaros y a enseñaros que es lo que preparamos para la fiesta de Halloween, que aquí como en USA también se celebra.

En Tokio por suerte para nosotros existe la discoteca mas grande de toda Asia, Ageha (eso ponía en su pagina Web) pero vamos sin ir mas lejos Pacha Madrid es mas grande. La discoteca esta bien tenia dos plantas, una enorme pista de baile y escenario, y como punto fuerte una piscina exterior con vista el puerto. Bueno, esa no es la cuestión, la cuestión es que en esta discoteca si ibas disfrazado te ahorrabas los 3000 yenes de la entrada así que entre todos pensamos en que seria divertido ir allí. Hasta aquí todo bien ahora llega la parte complicada, encontrar un traje apropiado. Teniendo en cuenta la talla de los japos la cosa no iba a ser fácil. Al final, tras ir a unos de los almacenes mas grandes de Akihabara que no podía llamarse de otra manera que Don Quijote, Dani y yo compramos el traje de cura de la inquisición con su hacha y todo. La verdad es que estaba currado porque venia con muchas historias, la cruz, la sotana y la sotana. A parte de eso lo adornamos con un hacha que pintamos con un toque de rojo, para dar más miedo y un maquillaje espectacular.



Todo chulos fuimos al punto de encuentro y allí tomamos un refrigerio antes de ir a la disco mientras esperábamos a la gente. Aquí os dejo unas fotillos de los mejores momentos de la noche y tranquilos que aunque tenia cara de malo no me cargué a nadie.








Aquí estamos el Dani y yo repartiendo justicia en este mundo de pecadores. De verdad, que si no llega a ser por nosotros no se que habría pasado esa noche.



Sin duda alguna, el traje mas currado fué el del señor David. Un cuervo versión española muy muy logrado. La verdad es que un diez para David.



Esta foto va especialemente dedicada a los chicos para que veáis como está el bacalaó por esta zona del mundo. Por suerte nadie se puso malo y no hizo falta recurrir a la doctora y a su ayudante.






Como todo era alegria unos japos que había en calle con una castaña impresionante se unieron a nosotros también. Sigo diciendo que si no llega a ser por mí que reparti cordura en el asunto eso hubiese acabado como el rosario de la aurora. Jejeje


Bueno vale no todo en esta vida es trabajo, también un justiciero de las buenas causas se toma un descanso de vez en cuando. Que le vamos a hacer hay que tomar fuerzas para seguir repartiendo justicia.



También se pasaron por allí los Power Ranger el problema es que los otros no vinieron sólo vinieron el azul y el amarillo en representación de los demás. Menuda pareja. Lo mejor si os fijais es la flecha del traje del Power Ranger amarillo. Es una flecha plateada que apunta al cinturón y al lo que hay después, eso es promoción y lo demás son tonterias.




Bueno y como colofón aquí teneís a todo el equipo al completo teniamos de todo como podeís ver, tengo que reconocer que nos lo pasamos muy bien.

Como curiosidad una cosa. Imaginaros por un momento una piscina a las 5 de la mañana con todo el mundo tocado y la gente bailando en el borde fuera de ella. Bien, eso en España sabemos lo que es: Ups, he empujado al agua al de delante y al final todo el mundo en la piscina. Pues en 25 min. que estuve fuera nadie empujo a nadie y nadie probo el agua. ¿Que os parece la cultura japonesa?

Un fuerte abrazo

PDT: Gracias a todos los que dejáis comentarios en blog. A partir de ahora intentare responder a todos en el mismo blog.

PDT2: En la columna derecha tenéis un link que se llama seguidores. Ahí os podéis suscribir y se os informara cuando publique cosas nuevas.

11 de noviembre de 2008

El autobús de Nikko

Bueno después del rollo del artículo voy a contaros algo más gracioso como es el viaje a Nikko de esta semana pasada. Nikko es uno de los sitios recomendados por la guía Lonely Planet si vienes a Tokio. Se encuentra a unas 2 horas en tren al norte de Tokio. Y se caracteriza por ser un sitio que se debe visitar en otoño por el gran contraste de colores de los árboles de la zona. Rojos, Naranjas, Amarillos y Verdes conviven en el mismo entorno.
Lógicamente al estar un poco retirado de Tokio nos hizo decantarnos por pasar allí una noche y reservamos un par de habitaciones en un albergue de la zona bastante económico y bien presentado. Las fotos lo demuestran. El sábado tras llegar a la estación fuimos a dejar primeramente las cosas al albergue y tras una caminata de unos diez minutos llegamos. Y según llegamos, para que veáis como son los japoneses, hay un cartel a la entrada que dice algo así: Si lo desean pueden sacar a pasear a nuestro perro hasta las 11 de la noche es muy amigable. Glup!! Allí todo el mundo cara de circunstancia. Que podemos sacar al perro...nada como si estuviéramos en casa. Alegría.
Pero bueno la verdad es que nos trataron bien. Lo dicho, que me lío, dejamos las cosas y comenzamos la tournée por la ciudad. Lo más importante que hay que ver aquí son los templos que se encuentran en la zona alta del pueblo. Así que fuimos para allá. De nuevo al llegar sorpresa estaba todo lleno de Japos. Vez las fotos es increíble. Miles de abuelos del inserso de esos que reutilizan para colocar las bicis estaban allí de visita. Otra curiosidad es que se hacían fotos tipo equipo todos juntos pero la cosa es que estaban superserios así que de nuevo en un alarde de mi japonés avanzado me puse detrás del cámara que les tomaba las fotos a hacer el tonto a ver si se reían. Y la verdad es que lo conseguí. Jajaja. Ya sabéis haciendo el idiota no tengo precio.

Como siempre había que purificarse y yo no tuve que menos que hacerlo. Esta vez el modus operandi fue con humo pero mas que humo aquello era una chimenea casi me muero. A partir de ese momento, puro todo yo entramos de visita a todos los templos. Primer aviso no fotos dentro de los templos. Pero claro como siempre nosotros con esto de que somos extranjeros nos hicimos los tontos y alguna foto que otra foto se me escapo. Aquí os dejo el increíble documento grafico.
Seguimos de visita viendo otros templos muy bonitos. Como dato deciros que para entrar en los templos hay que quitarse los zapatos para entrar, así que imaginaros l ambiente que se crea cuando paseas con los pies descalzos por allí, no te queda más remedio, que extasiado por el aroma cerrar los ojos y rezar algo.
Terminada la visita de los templos nos dirigimos a probar en este caso otro de los atractivos de Nikko, los onsen. Los onsen son baños de aguas termales al aire libre. Llegamos tarde para variar y fuimos corriendo a entrar a última hora en uno de estos onsen. Os explico un poco como funciona. Aquí como en casi todas las cosas separan el onsen de chicas y chicos por lo que las chicas se fueron por un lado y nosotros por otro. Bien el proceso es el siguiente. Te desnudas y dejas toda la ropa en una taquilla. Cuando digo te desnudas es en pelota picada sin tapujos. Los japos entran con una toallita para taparse sus partes pero nosotros sabedores de nuestra superioridad entramos a pecho descubierto. Y si chicas lo que dicen de los japos es verdad.
Bien una vez dentro hay una gran sala con las termas de agua caliente, son como grandes piscinas a diferentes temperaturas, para haceros una idea es como un spa grande. Lo primero que hay que hacer es ducharse bien. Aquí en Japón la gente se ducha sentada en un taburete por lo que no se cansan mucho, no. Es importante y obligatorio lavarse bien porque el agua de los baños no se vacía ni cambia nunca. Es como lo de purificarse antes de entran a los templos pero de verdad. El resto os lo podéis imaginar relax relax y relax durante una hora. Cuando se nos acabo el choyo nos duchamos otra vez y a secarse y ponerse la vestimenta apropiada. Siento mucho no tener fotos de este preciado momento de todo el mundo en bolingas pero os puedo ensenar esta de todos después del baño. Mirar que cara de satisfacción.
Sin preámbulos a cenar algo y para casa. Lógicamente antes de dormir estuvimos un poco de cachondeo en las habitaciones antes de que nos llamaran la atención, lógicamente, porque estábamos montando mucho ruido.
Tras dormir unas horillas cogimos de nuevo los bártulos y a visitar el ultimo atractivo de Nikko, sus saltos de agua y el lago entre las montanas. Cogimos fuerzas desayunando el típico desayuno japonés batido de chocolate con bollos y fuimos para la estación. Para ir al lago teníamos que coger un autobús que nos subiría hasta arriba. Allí me di cuenta que había un montón de parejas gaijin y japonesa parecía una señal de Dios que me decía Alberto ponte las pilas porque si estos con la cara de pringaos que tienen han pillado tu también. Pero creo que es mejor la cara de pringao que la cara de tractor que tengo yo. Simplemente las asusto que le vamos a hacer.
Este pensamiento fue el principio de las 3 peores horas que he vivido en Japón. Solo voy a deciros 4 cosas: autobús, de pie, caravana monumental y recorrido que se puede hacer en 20 min. y que hicimos en casi 3 horas. Los que me conocéis un poco creo que os podéis imaginar la situación.
Para los que no me conocéis os lo cuento. Subimos al autobús petado y por supuesto no había un asiento para mí. Empezamos el viaje y una caravana de las que hacen historia como la M30 en hora punta, vamos que medio Japón estaba allí, joder. La primera hora no pasa nada hablando con la gente se lleva pero ya llego un momento cuando me dijeron que normalmente solo se tardaba 20 minutos que ya no pude mas y empecé a blasfemar como solo a mi también se me da. A los Japos que miraban desde los asientos les empezaba a decir en castellano: se os van a poner los huevos como sandias, etc., etc. Para el conductor que estaba dando frenazos todo el rato, con lo que me gustan también, tuve alguna que otra dedicatoria también, siempre en la lengua de Cervantes. Así que imaginaros, completamente parados mas de 2 horas con un calor de narices yo ya no sabia si bajarme o subirme al techo. Yo mientras seguía hablando con el respetable japonés diciéndoles cosas bonitas, pero siempre con cariño. No tenía otra cosa que hacer. Había un japo sentado mientras yo estaba de pie en el pasillo que miraba de vez en cuando y el tío estaba rollizo así que le rebautice con el nombre de hermoso y cada vez que miraba le decía estas hermoso si y el se reía. Dispersando el castellano por el mundo.
Aquí os dejo fotos de las actividades que hacia el personal en el autobús y por favor no os perdáis el video que no tiene desperdicio.


Tras la humillación del ciclista llegamos al destino. Mereció la pena esperar el paisaje era precioso. Como demostración os dejo unas fotillos de los saltos del agua, las montanas y el lago. Disfrutarlas porque era muy bonito.
Tras toda la visita todavía nos quedaron fuerzas para hacer una cosa más. Me gustaría explicaros que es lo que hicimos pero mejor lo veis. De nuevo sin comentarios. Por favor me gustaría abstenerse comentarios acerca de la gallina.


Bien y después de este mega documental de animales nos fuimos para casa en tren donde fuimos estudiando Japo que al día siguiente teníamos examen para que veáis que no todo es divertirse en esta vida dura en Japón.

Un besazo a todos espero que os haya divertido.