27 de julio de 2009

La última de nuestros vecinos

Amigos, amigas lo siento mucho, pero yo ya no puedo más y tengo que volver sobre el tema. Después de lo de Rafa Nadal en Roland Garros esto ya es lo más triste que se puede ver en el mundo del deporte. Y da la casualidad que siempre nos tiene que pasar a nosotros a los pobres españolitos.

Os pongo en antecedentes. Este pasado Domingo el pinteño Don Alberto Contardor ganaba se segundo Tour de Francia en los mismo Campos Eliseos. Bien, hasta aquí todo correcto. Es cuando éste se dispone a subir al podio a recibir su título cuando empiezan los problemas, mejor dicho el problema, pero que para ser uno es bastante grande. Se disponen a izar la bandera española en honor al campeón. En todo acto oficial, como todo el mundo conoce, este gesto debe ir acompañado del himno nacional del país en cuestión. Pues bien, que casualidad que en esta ocasión la bandera de España estuvo acompañada del himno de Dinamarca. Yo personalmente, no tengo nada en contra de los daneses pero en contra de los franceses, sí.

Os dejo el link para que podáis verlo y oírlo vosotros mismos.

http://www.youtube.com/watch?v=42_CMAevbh0

Allí flipaba hasta nuestro Pedro Delgado, que se dio rápidamente cuenta de que lo que estaba sonando no era ni mucho menos nuestro himno (no hay color sin duda, el nuestro más bonito). Sin palabras.

Me gustaría haber visto que pasaría se sucede el mismo incidente con un corredor Francés o Americano. Sin duda alguna se monta la de Dios. Pero con ellos nunca va a pasar porque son quienes son y nosotros quienes somos. Es increíble. Que pase en Australia, en la Davis, que están en las antípodas viviendo casi sin contacto con España, lo puedo entender pero que pase en Francia, que llevan escuchando el himno español en RG y en el Tour de Francia los 4 últimos años, me parece simplemente intolerable.

Espero sinceramente que nuestras autoridades hayan tomado cartas en el asunto y hayan protestado formalmente a las autoridades competentes del deporte Francés e internacional.

Mucha gente podrá pensar que eso no es tan grave y que ha sido un error sin mayor importancia (que no lo creo, o mejor dicho que me gustaría creer) pero ahora bien, vamos a poner un ejemplo. Somos Alberto Contador y hemos ganado el Tour después de estar puteado durante dos semanas con Amstrong. Y llega “TU” momento, ese momento que es sólo tuyo. Ese momento que has estado esperando y que quedará dentro de ti para toda la vida. Además sintiéndote español, como creo que lo es Contador por el gesto respetuoso de quitarse la gorra y colocársela delante del corazón. Y llega una organización y en vez de poner tu himno ponen el de un país que ni te suena. Simplemente de vergüenza.

Personalmente me ocurre a mí y puedo asegurar que allí se pone el himno de España en el podio aunque sea otra vez. Señoras, señores es el momento de decir se acabó, por aquí no voy a pasar y mucho menos con estos gabachos estirados que se creen que están solos en el mundo.

Con esto no quiero decir que todos los franceses sean iguales porque tengo buenos amigos franceses pero tengo que decir que una inmensa parte de las organizaciones solo piensan en tocarnos la moral con "detallitos" como este.

Sin más sólo felicitar al español Alberto Contador por hacer un poco más grande nuestro país. Que se portó como un señor en todo momento demostrando una vez más como somos los españoles.

Sin más solo me queda decir VIVA MI PAIS Y VIVAN MIS COMPATRIOTAS. VIVA ESPAÑA Y VIVAN LOS ESPAÑOLES.

21 de julio de 2009

De vuelta a Australia (2)

SYDNEY.- De vuelta a casa

Como muchos de vosotros ya sabéis, hace un año y algo yo estuve en Sydney y la ciudad me encantó. Por eso en esta segunda ocasión me tocó hacer de guía para mis compañeros de viaje llevándoles a los lugares más granaditos de toda la ciudad. Fueron unos días muy especiales por lo que significaba estar de nuevo en Sydney y recordar todos esos buenos momentos que pasé allí. Al principio todo me pareció extraño, sin embargo poco a poco todo era familiar. Nombres, lugares, sonidos y situaciones volvían a mi mente haciéndome recordar perfectamente lo que pasó en cada lugar. Así que, sobre la marcha iba explicando a mis coleguis todas las cosas.

Los tres días fueron muy chulos y como no, tuvimos que hacer algo, que se convirtió, ya en su momento, en un clásico, picnic en frente de la Opera House de Sydney. Compramos algunas cosillas y simplemente estuvimos allí tirados sin hacer nada comtemplando las vistas. Por un lado el Harbour Bridge, por otro lado la ciudad con sus rascacielos y como colofón justo en frente la Opera de Sydney. Sin duda alguna para mi, volverá a ser el mejor momento del viaje.


Que bonito es Sydney de noche, sin duda alguna una de las mejores vistas de la ciudad. Que ganas tengo de volver. No me cansaré nunca de disfrutar de esos momentos.



Aquí tenemos a mi amigo David con sus primos cercanos. Haciendo las delicias del respetable.



De día hay que reconocer que la ciudad tampoco está nada mal, mucho menos si es vista desde uno de los puentes con mayor distancia entre pilares del mundo el Harbour Bridge.

Un buen desayuno antes de empezar la dura jornada laboral y que mejor que un buen plato de fish and chips para ir empezando. Aquí Dani y yo dándolo todo mientras degustamos los placeres australianos.


Lo se, en estas dos fotos estoy que me salgo. Es para compensar las de Cairns en el barco que como estaba malo salía con cara de puerro. Aquí mucho mejor pero tengo que reconocer que el merito de la foto está al fondo no en primer plano.


Sin comentarios. En esta ocasión David estaba platicando con sus amigos los loros, otra de las especies que según lo que se ve en la foto podemos asegurar de la que descendemos.

Aquí os dejo uno de esos desayunos que hacen las delicias de los más glotones como yo. Huevos fritos con bacon, patatas fritas y tostadas. Viva el colesterol y no os olvidéis nos vemos en Melbourne. See ya

13 de julio de 2009

De vuelta a Australia (1)

Buenas otra vez a todos. Parece ser que el destino ha querido ser caprichoso, y me ha enviado otra vez a las tierras del canguro un año y medio después. La verdad, es que nunca me imaginé cuando dejé la isla la última vez que fuera a volver tan pronto. Pero tengo que reconocer que no me importó en absoluto, la experiencia ha sido genial.

Fueron un total de 12 días, desde el 28 de Abril hasta el 10 de Mayo. Con un montón de actividades programadas y cosas por hacer, pero sobretodo, con muchas ganas de cambiar un poco de aires y de tomar un respiro, recargar las pilas y volver al curro con más ganas que antes.

El viaje consistiría en 4 paradas fundamentalmente, empezando por Cairns, Sydney, Melbourne y acabando en Gold Coast. Entre muchas de las actividades que teníamos había dos o tres muy interesantes, como por ejemplo Scuba diving en Cairns o la visita de los 12 Apostoles en la Great Ocean Road en Melbourne. En esta ocasión el equipo era bastante numeroso pero dominado fundamentalmente por la espedición hispano-italiana, ya que, de las 9 personas que íbamos 5 éramos españoles, 3 italianos y 1 finlandesa. Como en todos los grandes grupos hemos tenido nuestros más y nuestros menos, con temas como la comida, las horas, el no me apetece hacer esto me apetece esto mas, etc...aún así, la convivencia en el Gran Vulcanus ha sido tranquila y apacible.

Como os podréis imaginar han sido muchas cosas las que nos han pasado durante este tiempo pero tampoco quiero aburriros y sé, que a vosotros lo que os gustan son las fotos, no los rollos que os cuento. Así que, vamos a estructurar el viaje según los distintos sitios donde hemos estado, y en vez de poner largos párrafos voy a intentar simplemente comentar algunas cosillas y poneros muchas fotos para que veáis como es este pais tan “cool”. Let’s go.

CAIRNS.- El paraiso

Bueno como os diría yo, Cairns es simplemente el paraiso. Buen ambiente, buen tiempo, buena gente, barato, buena comida, chicas guapas y como no, la barrera de coral. En este punto geográfico situado al nordeste de Australia estuvimos unos 3 días, y fue aquí también donde buceamos e hicimos varias excusiones. Sin duda alguna, después de Sydney un lugar donde uno podría vivir en Australia tranquilamente.

Llegamos tal que un Sábado por la mañana a eso de las 6.30 de la mañana así que el día no podía ser muy exigente después de un vuelo de 8 horas y teniendo en cuenta que a la mañana siguiente teníamos que levantarnos para ir a bucear. Así que en un momento de lucided y después de muchos meses sin comer carne como Dios manda, se nos ocurrió la genial idea de hacer una BBQ (barbacoa) al lado de la playa, y simplemente descansar del viaje. Y eso fue lo que hicimos con la salvedad de que en Cairns, y como único punto débil, no hay playa. Sin embargo, tios listos los australianos, se han inventado una especie de laguna al lado de la costa con agua salada para hacer el goce y disfrute del personal. Así cogimos los aparejos, compramos carne como para una boda y al lio. El día transcurrió con calma, sin hacer nada en especial simplemente comer, bañarnos y dormir.


Ya cerca de la hora de marcharnos nos encontramos con unas chicas españolas, de Barcelona, que llevaban de turismo por Australia casi dos meses, increible la gente como vive. Tras hablar con ellas un rato llegó la pregunta inevitable: “¿Aquí para salir de fiesta?”. Nos recomendaron un par de sitios y allí que nos fuimos esa noche a disfrutar de los placeres culinarios de Australia, en mi caso Fish and Chips. A posteriori como os podréis imaginar, musica, baile, concursos, fiestas de camisetas mojadas,... vamos lo típico de Australia.
El día siguiente fue inolvidable para todo el mundo por la actividad de Scuba Diving o buceo, menos para el menda que se cogió un mareo que no veas y me pasé la mitad del viaje haciendo la culebra, tumbado boca arriba al sol a ver si se me pasaba el mareo. Cierto es que el barco se movia mucho. Pero vamos con los años uno ya no está para muchos trotes. Jeje. Aún así saqué fuerzas de flaqueza y me bañe, buceé y vi con mis propios ojos la famosísima barrera de Coral. Estuvimos buceando justo al lado, podías incluso tocar los corales, era increible. Muy bónito pero por desgracia no pude tomar fotos ya que no llevabamos cámara acuática. De todas formas os dejo aquí unas cuantas instantaneas del momento. Por favor, chicas sólo os pido que penséis en el muñeco de michelin en vez de en una butifarra cuando veáis la foto con el traje de neopreno. Se que con esta foto he perdido muchos puntos. Lo siento.



Tras este día en barco donde pudimos disfrutar de la barrera de coral en dos emplazamientos distintos simplemente salimos de fiesta otra vez, con música, baile, comida buena, en esta ocasión filete de ternera tamaño extra, fotos y para casa, que al día siguiente teníamos la excusión al Rainforest Australiano donde libraríamos una dura batalla contra los mosquitos asesinos de la selva.
Al día siguiente sin mucho tiempo para descansar, ya que siempre surgía algo en hostel cuando llegabamos que nos entretenía un poco más, nos recogieron para ir de excursión al corazón de la selva australiana a ver cocodrilos, koalas, canguros, etc. Este día estuvo bien pero debido al cansancio acumulado del día anterior el personal se encontraba un poco en horas bajas. Sin embargo, disfrutamos de varias actividades como baño en rio, visita a cocodrilos, paseo por el bosque, picaduras de mosquitos, etc...


Por la noche no quiero ser cansino pero, de nuevo, tocó fiesta.